Margarita Quezada y Catalina Valencia, integrantes del proyecto “El Bolso Rojo”, que a través del levantamiento de una biblioteca popular en la población Paul Harris en Villa Alemana buscan generar espacios comunitarios y convertirse en agentes de transformación social, llegaron hasta la Gobernación Provincial de Marga Marga para exponer su iniciativa y buscar el respaldo del gobernador provincial Gianni Rivera.

La máxima autoridad provincial comprometió su apoyo en la gestión de búsqueda de un espacio físico acondicionado para funcionar correctamente como biblioteca en el sector, aludiendo al argumento que las bibliotecas son espacios potenciadores que incentivan la lectura en la comunidad en general. Además, el fomento de la lectura desde la primera infancia es un eje trascendental para el adecuado crecimiento de los niños y niñas, así como también se fomenta un espacio de encuentro y participación vecinal, lo que viene en la línea de brindar mayor seguridad a los barrios vulnerables de Villa Alemana.

“Siempre hemos considerado que este trabajo de colaboración en diferentes lugares y sobre todo los más vulnerables van en directa relación en mejorar la calidad de vida de las personas, más aún en el punto de vista de la cultura y la educación. Nos alegra bastante que haya un grupo de jóvenes que quieran trabajar y apoyar estas materias como tener una biblioteca popular en el emblemático sector de la población Paul Harris, por eso le damos todo nuestro apoyo y les vamos a colaborar en todo lo que sea necesario para seguir teniendo iniciativas como estas”, señaló el gobernador Gianni Rivera.

Margarita Quezada, trabajadora social y gestora de la iniciativa “El Bolso Rojo”, explicó que “un grupo de profesionales conformado por una bibliotecóloga y dos trabajadores sociales, estamos iniciando el proyecto de iniciar bibliotecas populares en distintos sectores de Villa Alemana. En estos momentos nos encontramos trabajando en la población Paul Harris, en donde hay una biblioteca popular pero que está bastante dejada, y la idea es re implementarla y para eso necesitamos material, por ende vinimos a presentar el proyecto”.

Quezada agregó que “entendemos que es una población bastante vulnerable, en donde hay que hacer mucho trabajo, lo que nos constituye un gran desafío, sin embargo, de momento ha sido bueno, sobre todo con los niños, tenemos una gran responsabilidad porque ellos nos ven como una figura significativa y eso es lo que genera una biblioteca popular”, finalizó.