Con el objetivo de registrar el número e impacto de estos animales introducidos en el monumento natural, conocido por la anidación de pingüinos de Humboldt, guardaparques instalaron 22 jaulas, 20 señuelos olfativos y tres cámaras-trampa.

La presencia del guarén (Rattus norvegicus) genera un grave peligro para subsistencia de las distintas variedades de aves marinas que nidifican en el Monumento Natural Isla Cachagua de Zapallar, entre ellas el emblemático pingüino de Humboldt (Spheniscus humboldti), una especie en categoría de conservación vulnerable. Esto, debido a que este roedor se alimenta de los huevos y polluelos dispersos en la zona, tanto en la superficie como en madrigueras.

Ante esta situación, la Corporación Nacional Forestal (CONAF), desde el mes de agosto pasado, como entidad encargada de administrar las áreas silvestres protegidas del Estado, se encuentra en proceso de elaboración de un plan que permita controlar la expansión de estos animales depredadores en el islote, que posee una superficie de 4.5 hectáreas de extensión.

Así lo dio a conocer el director regional de CONAF Valparaíso, Héctor Correa, quien explicó que “el primer paso de esta estrategia consideró la instalación de 22 jaulas, 20 señuelos olfativos –desarrollados en base a harina tostada y otros elementos- y tres cámaras-trampa en puntos estratégicos, para determinar el número e impacto de los guarenes”.

“Las cámaras-trampa permiten visualizar el movimiento de los roedores, y su efecto en las aves y los recursos naturales; en este momento se está estudiando el material, que ya fue removido del sector”, ahondó.

Correa, a su vez, precisó que “este trabajo fue realizado por guardaparques de la Reserva Nacional Lago Peñuelas, que aprovechando las buenas condiciones del mar, llegaron en lancha hasta el monumento natural, donde además realizaron un censo de pingüinos de Humboldt y otras aves marinas”.

Por su parte, la jefa regional de la Sección de Conservación de la Diversidad Biológica de CONAF, Javiera Meza, quien lideró la expedición, manifestó que “el guarén es una especie introducida en el país, y dentro de la isla Cachagua tiene un efecto bastante negativo, al depredar a las especies marinas y también al (ecosistema) intermareal”.

“Se está evaluando a la población y su tamaño, para poder hacer una estrategia y lograr la erradicación. Ésta debe ser continua en el tiempo, dado que esta especie puede nadar y acceder desde el área continental, que la tenemos a menos de 100 metros desde el balneario de Cachagua hacia el islote”, añadió.

Finalmente, Meza detalló que “pusimos 22 trampas Sherman, con las cuales capturamos siete roedores”, comprobando que “esta población se encuentra empezando su período reproductivo, está bastante bien en su nutrición, saludable, lo que quiere decir que si no la reducimos ahora, vamos a tener un efecto mayor en las aves marinas”.

Cabe consignar que el Monumento Natural Isla Cachagua es el principal foco de anidación del pingüino de Humboldt en la zona centro sur de Chile, y que tras el último censo realizado en el lugar, el personal de la Corporación contabilizó 300 ejemplares y 200 nidos. Sin embargo, esta cifra tendería a triplicarse durante la primavera, que es la época reproductiva más relevante para esta especie.