Entre el 10 y 14 de octubre, la dotación el patrullero oceánico OPV “Comandante Toro” junto a personal del Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA), efectuaron la renovación de los sensores de fondo de las boyas DART II (Deep-Ocean Assessment Reporting of Tsunamis) ubicadas frente a las costas de Iquique y Caldera. El sistema permite detectar una onda de tsunami en alta mar, enviando los parámetros de amplitud en tiempo real al Sistema Nacional de Alarma de Maremotos (SNAM), logrando obtener un aviso temprano del arribo de un tsunami a costas chilenas.

Actualmente en la Zona Económica Exclusiva de nuestro país existen cinco boyas DART, dos de segunda generación y tres de cuarta generación (4G), desplegadas estratégicamente en cercanías de la zona de subducción de la Placa de Nazca y la Placa Sudamericana, frente a las costas de Iquique, Mejillones, Caldera, Pichidangui y Constitución.

El Patrullero Oceánico OPV “Comandante Toro” realiza estos trabajos de fondeo y mantenimiento de las boyas DART II desde el año 2010, dispositivos que se encuentran ubicados en la jurisdicción de Cuarta Zona Naval, específicamente en Iquique, Caldera y la Boya DART 4G de Mejillones, manteniendo una alta confiablidad y operatividad del sistema de alerta temprana, y su correcto funcionamiento ante situaciones de emergencia que pudiesen afectar a la población de las distintas caletas y puertos del norte de Chile.