Funcionarios de CONAF y la ONG Oikonos instalaron 91 refugios de este tipo en la localidad insular, con el fin de resguardar el proceso reproductivo de esta ave endémica y en peligro de extinción. La población de esta especie apenas alcanza los 500 ejemplares.

Entre los años 2013 y 2017, funcionarios de la Corporación Nacional Forestal (CONAF) y la ONG Oikonos instalaron 91 casas anideras en la parte alta de la isla Alejandro Selkirk, en el archipiélago de Juan Fernández, con el fin de resguardar el proceso reproductivo y aumentar la exigua población del rayadito de Más Afuera (Aphrastura masafuerae), ave endémica de la localidad insular.

Las labores dieron sus primeros frutos el 2016, cuando especialistas de ambos organismos confirmaron en terreno el uso de uno de estos refugios diseñados para impedir el ingreso de mamíferos invasores.

Pero el resultado no fue tan favorable y auspicioso como en este período reproductivo 2017- 2018, ya que se logró comprobar y documentar la presencia de parejas adultas y huevos en cinco compartimentos elaborados con bambú y tubos de PVC.

Al respecto, la jefa de la Sección de Conservación de la Diversidad Biológica de CONAF Valparaíso, Javiera Meza, manifestó que “se ha hecho un esfuerzo sistemático a través de varios años con la instalación de casas anideras, para facilitar la nidificación del rayadito y que (estos ejemplares) no se vean afectados ni sean depredados, especialmente por roedores. Este año se tuvo éxito en cinco, (lo que) para nosotros es un éxito bastante alto, dado que es una especie en peligro de extinción”.

La isla Alejandro Selkirk (ex – Más Afuera) registra una superficie aproximada de cinco mil hectáreas, con una altura de 1.650 metros sobre el nivel del mar (msnm). “Entonces tenemos áreas muy escarpadas, acantilados bastante pronunciados, y llegar a las zonas altas, boscosas, donde se reproduce y habita el rayadito, requiere de un esfuerzo físico muy importante para los equipos de trabajo”, destacó la experta sobre las dificultades que implicó la intervención.

500 individuos

Por su parte, el director de la ONG Oikonos en Chile, Peter Hodum, detalló que “el rayadito está clasificado en alto peligro de extinción, y es una especie única de la isla Alejandro Selkirk. Hoy día creemos que hay alrededor de 500 individuos, máximo, en todo el mundo”.

Agregó que la principal amenaza para esta ave endémica son los mamíferos invasores, como gatos y roedores, “que pueden comer (ejemplares) adultos, juveniles y huevos también”.

Hodum precisó que el hábitat apropiado para el rayadito se encuentra en las alturas, a más de 500 msnm, y en ese escenario, “hay mucho viento, mucha lluvia, hace mucho más frío que hacia abajo. Estas aves están adaptadas como especie para aguantar esas condiciones, pero tiene que ser un desafío reproducirse exitosamente”.