El médico había sido galardonado en 2017 con la Medalla Universidad de Valparaíso por su labor en defensa de los Derechos Humanos mientras fue director del Servicio Médico Legal.

La Universidad de Valparaíso (UV) se sumó este lunes a las condolencias por el fallecimiento del doctor Patricio Bustos.

La UV manifiesta su pesar por la muerte de este destacado médico cirujano, quien el año 2017 había sido distinguido con la Medalla Universidad de Valparaíso por su labor en defensa de los Derechos Humanos mientras fue director del Servicio Médico Legal. Bustos, quien tras el Golpe de Estado de 1973 fue torturado en Villa Grimaldi y luego partió al exilio, trabajó en la identificación de los restos de las víctimas de la dictadura que estaban como NN en el Patio 29 del Cementerio General.

Con ocasión de recibir el premio de la UV, el doctor Bustos señaló: “Es un honor, especialmente para alguien que también viene de una región, del norte, que es tocopillano y habiendo estudiado en una universidad del sur de Chile, en Concepción. Esto significa reconocer lo meritorio que significa el desarrollo no sólo centralista de nuestro país y estimular los reconocimientos, en este caso, en un año académico tan emocionante, desde el punto de vista de recibir una distinción en conjunto con un detenido desaparecido, el profesor Aedo (Nota de la Redacción: Francisco Aedo, académico de la Facultad de Arquitectura, detenido desaparecido desde diciembre de 1974, quien también recibió la medalla en dicha ceremonia) de esta universidad”.

Añadió: “Obviamente que viene del corazón reconocerlo como un homenaje a todas las víctimas de la dictadura en Chile, y más allá de la satisfacción personal por contribuir desde los escritorios, desde nuestra tarea, desde los lugares en los cuales he sido directivo, que el mundo académico se vincule a la trayectoria, a la construcción de la memoria histórica de nuestro país, obviamente que siempre merece ser destacado. Siento una gran satisfacción personal, no puedo negarlo, pero más allá de eso lo veo como un reconocimiento a quienes ya no están en nuestro país y que podrían haber contribuido a que fuéramos un país mejor. Pero las ganas y el empeño y el compromiso siguen en quienes estamos en distintos lugares contribuyendo a construir una democracia más sólida y un país mejor”.