Con una visión inclusiva que mejorará la calidad de vida de los comerciantes en situación de discapacidad, que por años han trabajado en el sector oriente de calle Valparaíso y calle Quillota, la Municipalidad de Viña del Mar adjudicó la fabricación de 48 modernos y funcionales módulos, que reemplazarán a las actuales estructuras.

Así lo informó la alcaldesa Virginia Reginato, precisando que la iniciativa se enmarca en la política de inclusión que impulsa el municipio y en el Plan de Ordenamiento y Fiscalización Comunal, permitiendo que personas con capacidades reducidas de movimiento puedan ubicarse de manera más cómoda en los nuevos módulos.

“Este proyecto urbanístico para ordenar el comercio que ejercen personas en situación de discapacidad, que por años han estado instalados en un tramo de calle Valparaíso oriente y Quillota, se ha estado trabajando por mucho tiempo. Al mismo tiempo, ordenará el espacio y brindará una mejor imagen a un área que es la entrada a Viña del Mar para quienes llegan en buses interurbanos”, destacó la jefa comunal.

Se trata de una inversión del orden de los $82 millones financiada por la Subsecretaria de Prevención del Delito, gracias a un proyecto que el municipio de Viña del Mar postuló en el marco del Plan Comunal de Seguridad Pública, y forma parte del Plan de Ordenamiento Comunal de los espacios públicos, estrategia que es coordinada por la nueva Área de Seguridad Pública y Fiscalización.

PROYECTO

El tamaño de los módulos, son de 2 x 1,35 metros y se consideran dos modelos, de acuerdo a las necesidades de los beneficiados.

Los diseños incluyen: repisas y cajones para guardar mercadería; una lona trasera de alta resistencia; ruedas para traslado; y un sistema de anclaje a la reja peatonal para evitar su desplazamiento; y estarán numerados.
La empresa a cargo de la fabricación es Deney y Véliz Arquitectos Limitada y los diseños fueron elaborados por la Secretaría Comunal de Planificación (SECPLA) del municipio, en conjunto con el Sindicato de los comerciantes beneficiados.

El director de la SECPLA, Tomás Ochoa, detalló que una de las características de los módulos es que serán desarmables, lo que permitirá dejar despejadas las aceras durante la noche, situación que no ocurre en la actualidad. “Además permitirá un real ordenamiento al ocupar el espacio asignado y facilitar la circulación peatonal”, acotó.

Por su parte, el coordinador Regional de Seguridad Pública, Leonardo Olmos, destacó que este “es un proyecto emblemático de la Municipalidad de Viña del Mar a nivel país. Queremos recuperar los espacios públicos en que los comerciantes también cumplan con su deber y así evitar las incivilidades que normalmente ocurren, como robos y hurtos”.

Estos se ubicarán específicamente en calle Quillota, entre Arlegui y Valparaíso; Valparaíso entre Sucre y Quillota; y Arlegui entre Quillota y Nueva Central.

GESTIÓN SOCIAL

Cabe señalar, que el Departamento de Rentas y la Oficina de la Discapacidad, dependiente del Departamento de Atención a Grupos Prioritarios, están recopilando los antecedentes de las personas que serán beneficiadas con la iniciativa, que cumplan con los requisitos de la Ordenanza del Comercio en la Vía Pública, y así favorecer a las familias que por años han trabajado en el sector, a quienes se entregará una credencial personal y vestimenta identificatoria.

En la ocasión, la alcaldesa Virginia Reginato anunció que en el marco del ordenamiento del sector, se repondrán las aceras por calle Quillota.

Los trabajos, que se iniciarán próximamente, se suman al proyecto de mejoramiento que se ejecuta en calle Villanelo, Echevers y pronto en calle Quinta, con una inversión en las cuatro arterias, de $330 millones con recursos del FNDR.