El director regional de Gendarmería Valparaíso, coronel Eduardo Muñoz Bravo, informó la inmediata desvinculación de cuatro funcionarios de la institución verde boldo. Esta decisión fue tomada luego de una acuciosa investigación que culminó con la detención de los gendarmes por tráfico de drogas.

Fue el trabajo conjunto del ministerio público, la PDI y Gendarmería el que permitió, la madrugada de este miércoles, detener a tres hombres y una mujer que traficaban drogas al interior del Complejo Penitenciario de Valparaíso. Los gendarmes, con domicilios en la ciudad de Quillota y pertenecientes a la planta de suboficiales, tienen entre seis y 15 años de servicio.

Consultado respecto a las medidas a implementar por Gendarmería, el coronel Eduardo Muñoz fue tajante en afirmar que: “Estos funcionarios, dada la gravedad de la situación, están siendo desvinculados de la institución de forma inmediata”.

“Como institución lamentamos este tipo de situaciones que, por supuesto, se alejan de lo que es el comportamiento de los casi 1700 hombres y mujeres que componen las dotaciones de Gendarmería en la región de Valparaíso, y por eso es que estamos adoptando estas medidas expulsivas de forma inmediata. No podemos tolerar estas situaciones en nuestras filas”, expresó el director regional.

Muñoz agregó que la investigación se extendió por cerca de un año y que los ex funcionarios, trasladaos a establecimientos penitenciarios de Santiago, debían ser formalizados esta mañana en el Tribunal de Garantía de Quillota.

A la detención se sumó el registro y allanamiento de algunas celdas del módulo 110 de la unidad porteña, procedimiento que fue adoptado por el Departamento de Investigación y Análisis Penitenciario (DIAP) de Gendarmería. Esto debido a una posible vinculación con privados de liberad de dicho recinto.