El Comandante en Jefe de la institución, Ricardo Martínez, y el titular de Personal, general Germán Marx, explicaron cómo se desarrolla el marco jurídico regulatorio de este proceso.

La Comisión Investigadora respecto de irregularidades en contra del Ejército en procesos de adquisición recibió al Comandante en Jefe de la institución, Ricardo Martínez, y al titular de personal, general Germán Marx, quienes concurrieron en el marco de los cuestionamientos por la adquisición de pasajes aéreos que son materia de una investigación judicial.

En la sesión, las autoridades militares explicaron el marco jurídico que regula este proceso y el reglamento de pasajes, fletes y carga para las fuerzas armadas, que data de 1982.

En esta línea, anunciaron a los parlamentarios que han presentado al Gobierno un proyecto de reglamento donde se actualiza esta norma.

Para el presidente de la Comisión, diputado Jorge Brito (RD), lo principal que está en cuestión acá es que si estos fraudes, comprobados ya algunos por la justicia, fueron por mérito individual o fue porque el proceso en si lo permitía.

“La exposición no nos permite concluir si es por lo uno o por lo otro. Lo que si nos permite concluir con claridad es que la normativa es bastante añeja, es de 1982, cuando las agencias de viaje y los vuelos eran muy distintos a como los conocemos hoy día y lo que es preocupante es que las agencias que colaboraron con este fraude hoy continúan siendo proveedoras por convenio marco, incluso por trato directo del Ejército de Chile”, resaltó.

En esta dirección, el parlamentario agregó que hay otros aspectos que se deben destacar en la investigación que lleva adelante la instancia que encabeza.

“Yo creo que esos son aspectos que tenemos que relevar, más aun en el entendido de que sabemos que la normativa no permitía que oficiales que fueron involucrados en el fraude, primero del milico gate del 2015, estando incluso en prisión preventiva, hayan sido ascendido del escalafón”, acotó.

Por su parte, el diputado Leonardo Soto (PS) dijo estar decepcionado con la exposición de los representantes del Ejército ante los sucesos que se han conocido, recordando que los antecedentes están a la vista y hay un vicecomandante en jefe del Ejército que está renunciado y un general a cargo de este departamento que hoy esta formalizado.

Recordó que se habla de que hay 1500 viajes que hay que auditar, que podría existir una especie de fraude y lamentó que lo único que se escucha de parte del Comandante en Jefe es un intento de disminuir o minimizar la extensión de este fraude.

“Vi un exceso deliberado por circunscribir todo este fraude solamente al general que está a cargo del Departamento de Fletes y Pasajes y a otros que hoy día están formalizados, pero casi excluyendo toda posibilidad de ramificación mayor. Creo que no corresponde en esta etapa de esta investigación, con los antecedentes criminales que se tienen, que son bastante contundentes, que la más alta autoridad minimice estos hechos”, planteó.

La Comisión aborda los actos ilegales y/o fraudulentos cometidos en el Ejército de Chile, a partir del año 2005, con ocasión de los procedimientos de compra de bienes por parte de dicha institución a empresas públicas y privadas, y la eventual duplicación de facturas emitidas a diversos proveedores, según constaría en la contabilidad de dicha rama de las fuerzas armadas.