Más de 50 mil visitas recibieron los grandes veleros durante su estadía en la ciudad nortina de Antofagasta, último puerto chileno y octavo del recorrido de Velas Latinoamérica 2018, lugar donde sus tripulaciones pudieron llevar a cabo una serie de actividades culturales, sociales y deportivas. En los tres días que estuvieron atracados, los comandantes de los buques y sus dotaciones efectuaron recorridos por los principales puntos turísticos y culturales de la ciudad como la Plaza Colón, teatros y museos, destacando la visita al parque cultural y museo de las Ruinas de Huanchaca, donde se realizó la foto oficial de los comandantes, junto al Comandante en Jefe de la Cuarta Zona Naval, Contraalmirante Alberto Soto.

Ayer por la tarde, además, pudieron recorrer el Centro Astronómico Paranal, ubicado a 130 kms. al sur de Antofagasta y que cuenta con el mayor telescopio de país, donde fueron recibidos y guiados por personal especializado en la materia.

Para fomentar el espíritu de camaradería entre las tripulaciones es que se organizaron eventos deportivos, como un campeonato de fútbol en el Estadio Regional Calvo y Bascuñán de la ciudad, en el que Chile se impuso al equipo de Argentina en la final. Además, esta mañana, se realizó una multitudinaria corrida abierta a la comunidad de 5K y 10K, donde la previa estuvo amenizada por el grupo Fit Folk, animando a los participantes con movimientos al ritmo de temas folclóricos de cada país. La actividad concluyó con la entrega de premios a los tres primeros puestos por categoría y estuvo presidida por el Contraalmirante Soto, quien felicitó a la comunidad de Antofagasta “por este despliegue y participación masiva, como en todos los eventos de Velas Latinoamérica. Este evento fue organizado para celebrar los 200 años de la Armada de Chile, una institución al servicio del país, y quiero que sepan que mientras ustedes están en sus casas nosotros estamos velando por su seguridad en el mar.”

El aporte social no estuvo ausente en este puerto, ya que ayer los tripulantes de la “Libertad”, “Cisne Branco” y “Unión” llevaron adelante una acción cívica en la Escuela Básica D-68, donde fueron sorprendidos por los niños, profesores y apoderados con stands que identificaban a cada país. En el lugar los invitados pudieron disfrutar de comidas y bebidas típicas, para luego desarrollar trabajos de mantenimiento, limpieza y pintado de las instalaciones.

Como última actividad protocolar antes del zarpe hacia el Callao, este mediodía en el monumento a Arturo Prat, ubicado en la central avenida Grecia, se realizó una ofrenda floral con las insignias del Bicentenario de la Armada y de Velas Latinoamérica, para continuar con un desfile frente al monumento, por parte de las dotaciones de los veleros. La ceremonia estuvo presidida por el Intendente Regional, Marco Antonio Díaz, acompañado por la Gobernadora Provincial, Katherine López Rivera; el Comandante en Jefe de la Cuarta Zona Naval, Contralmirante Alberto Soto; y los comandantes de los buques participantes.

Fuera del programa oficial del recorrido de Velas Latinoamérica 2018, los veleros harán una pausa en la ciudad de Iquique, donde realizarán una actividad histórica, ya que por primera vez un buque chileno, junto a uno peruano, realizarán un homenaje en conjunto a los caídos en las batallas navales, tanto de Iquique, como de Punta Gruesa. El Contraalmirante Soto informa que “la flota de veleros aparecerá en el puerto de Iquique el día lunes a contar de las 4 de la tarde, y harán una navegación con sus velámenes desplegados, desde sur a norte, para rendir honores en la boya de nuestra corbeta Esmeralda hundida. Hay un gesto de buena voluntad de la flota, y coordinado por la Armada, para que Iquique pueda ver este desfile, como un regalo con motivo del Bicentenario de la Armada”.

Finalmente, tras el zarpe y con un majestuoso desfile por la costa de Antofagasta con sus velas desplegadas, las dotaciones de los grandes veleros de Argentina, Brasil, Chile, Méjico, Perú y Venezuela, culminaron su paso oficial por puertos chilenos, navegando rumbo a Iquique, para luego encaminarse al puerto de El Callao, en la República de Perú.