Reconocer como emergencia agrícola la situación que afecta a la región de Coquimbo y destinar
fondos especiales para enfrentar los daños generados por las heladas, fue la principal medida
adoptada por el Comité de Gestión de Emergencias y Riesgos de INDAP.

En la reunión se evaluó y analizó la situación que enfrentan particularmente los pequeños
agricultores del norte chico y los efectos que este fenómeno climático causa en sus cultivos,
determinándose ir en ayuda de 400 pequeños productores de la región con un fondo especial de
120 millones pesos, recursos que permitirán enfrentar el actual escenario de la pequeña
agricultura en la región.

El director nacional de INDAP, Carlos Recondo, indicó que con la implementación de esta
medida se “está atendiendo a un requerimiento proveniente de la dirección regional de Coquimbo
debido a que los agricultores de esta zona fueron afectados por un fenómeno de heladas intensas
que generaron daños en sus cultivos y en algunos rubros de su producción”. Tras constituirse el
Comité de Emergencia -tanto a nivel regional como nacional-, establecido por norma interna para
estos efectos “se decidió apoyar los requerimientos de la región”, concluyó.

Tras esta medida inicial, se están estableciendo diversas acciones de coordinación, a través de
INDAP Coquimbo, con la Intendencia Regional para canalizar la entrega expedita de los recursos
a los pequeños agricultores afectados, los que han sido previamente catastrados por los equipos
técnicos de este servicio, y según cada una de sus necesidades.

En relación a otras regiones del país afectadas por nevazones como Arica y Parinacota, los
equipos técnicos de INDAP trabajan desde inicios de esta semana en la entrega de forraje para el
ganado camélido; en tanto en las comunas de Alto Biobío y Lonquimay los profesionales de este
servicio se encuentran construyendo un registro de usuarios afectados por los distintos fenómenos
climatológicos.